El Evangelio de Marcos y el secreto mesiánico

Una de las características del evangelio de Marcos es la frecuencia con la que Jesús ordena a ciertos personajes (espíritus inmundos, demonios, beneficiados por algún milagro, discípulos, …) que guarden silencio y no desvelen a nadie su identidad. Es un hecho indiscutible que el evangelio de Marcos, de manera mucho más acentuada que los demás sinópticos, ha destacado el secreto con que Jesús ha querido encubrir su mesianidad durante la vida terrestre. 

    En el cuadro siguiente se resumen los distintos momentos en los que, en el evangelio de Marcos, Jesús ordena a alguien no divulgar algo:

Mc 1,25

En la sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo reconoce la verdadera identidad de Jesús, diciendo «Sé quien eres tú, el Consagrado de Dios». Jesús de conmina a que calle la boca.

Mc 1,34

Jesús expulsa muchos demonios, pero a los demonios no les permitía decir que sabían quien era.

Mc  1,43

Jesús cura a un leproso, tras lo que le ordena que no le diga a nadie. El leproso no le hace caso y todo el mundo acaba enterándose.

Mc 3,12

Los espíritus inmundos cuando ven a Jesús le dicen «Tu eres el Hijo de Dios». Pero Jesús les conminaba a que no le dieran publicidad.

Mc  5,43

Tras resucitar a la hija de Jairo, Jesús advierte a los presentes con insistencia que nadie se entere de los sucedido.

Mc 7,24

Jesús se aloja en una casa de Tiro, pero no quería que nadie se enterase.

Mc 8,26

Tras curar a un ciego le dice que no entre ni siguiera a la  aldea, para que la gente no se entere.

Mc 8,30

Pedro proclama que Jesús es el Mesías. Pero Jesús les conminó que a nadie dijeran aquello acerca de él.

Mc 9.9

Tras la transfiguración del Señor, cuando ya bajan  del monte, Jesús les advirtió que no contasen nada de lo sucedido, hasta que hubiera resucitado.

 

    ¿A qué se debe esta insistente orden de Jesús para que se guarde silencio sobre su verdadera identidad? 

    En realidad, el primer autor  que modo explícito estudió esta cuestión fue W. Wrede, el cual, en el año 1901, publicó una obra titulada «El secreto mesiánico en los evangelios» Para  este autor, el secreto mesiánico no se correspondería con una característica del Jesús histórico, sino que se trataría  de una construcción dogmática efectuada por la comunidad pospascual, con la que pretendería armonizar la actuación y vida de Jesús, que no habría sido mesiánica, y la fe pospascual de la comunidad en el carácter mesiánico de Jesús. Este secreto mesiánico, según Wrede, estaría formado por tres elementos 

  • Mandatos de guardar silencio dados a los curados, a los demonios y a los discípulos.

  • Observaciones repetidas sobre la incredulidad y falta de comprensión de los discípulos.

  • Adoctrinamiento en parábolas.

    En definitiva, según Wrede, Jesús no habría tenido en absoluto conciencia de ser el Mesías, ni habría actuado como tal. La contradicción con la afirmación pospascual de que Jesús era el Hijo de Dios y el Mesías (Cristo) se superaría creando la ficción de que fue Jesús mismo el que ordenó guardar silencio sobre su identidad antes de su resurrección.  

    Hoy pocos eruditos aceptan la interpretación de Wrede. De entrada, en el propio evangelio de Marcos nos encontramos con que las prohibiciones de Jesús no son seguidas por quienes la reciben, que rápidamente divulgan sus curaciones milagrosas, lo que convierte la posición de este autor en inconsistente.

    Podríamos decir que existen tantas explicaciones del secreto mesiánico del evangelio de Marcos como autores se han ocupado de ello. Los puntos sobre los que los autores discuten y no se ponen de acuerdo son básicamente tres:

  • Sobre si el secreto mesiánico se corresponde con la actividad del Jesús histórico o si, por contra,  es una creación de la comunidad pospascual.

  • Sobre si estos apartados en los que aparece el secreto mesiánico son una creación redaccional de Marcos o si aparecían ya en el material del que este evangelista se sirvió para componer su obra.

  • Sobre la explicación última del motivo al que obedece la idea del secreto mesiánico.

    Quienes sitúan el secreto mesiánico en la vida del Jesús histórico sostienen que esta  característica obedece a que Jesús, durante su predicación, se habría  mostrado muy reservado respecto del título de Mesías. Así, Jesús no habría hablado de su dignidad mesiánica antes de su pasión, sobre todo porque su misión no encajaba con el mesianismo político y liberador que entonces se esperaba. Jesús no podía presentarse ante los judíos con el mensaje de que él era el Mesías sin provocar una radical interpretación equivocada sobre su misión y persona y sin ocasionar el peligro de un movimiento político y la intervención de los romanos.

    Junto con esta explicación,  y sin entrar necesariamente en contradicción con ella, existe también una explicación del secreto mesiánico que parte de considerar la función que dicho secreto desempeña dentro del relato de Marcos y de su concepción teológica. En este sentido, los especialistas, a partir de un detallado análisis del evangelio, parecen llegar a la conclusión que la gran mayoría de los mandatos de guardar silencio se deben a la redacción de Marcos. Con ello el evangelista nos estaría diciendo que la total comprensión de la identidad de Jesús como Hijo de Dios y Mesías (Cristo) sólo se alcanza tras la muerte en la cruz y la resurrección. La clave pare comprender estas órdenes de silencio en el texto de Marcos se hallarían  particularmente en estos dos versículos:

  • Mc 9,9 : «Mientras bajaban del monte les advirtió que a nadie contasen lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre  resucitase de entre los muertos«.

  • Mc 15,39: «El centurión que estaba allí presente frente a él, al ver que había expirado de aquel modo, dijo: -Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios«

    Solamente  con la muerte en la cruz se comprende realmente  la auténtica  condición mesiánica de Jesús, su verdadera identidad como Hijo de Dios. Por lo tanto, el sentido del secreto mesiánico es que la completa identidad de Jesús como Hijo de Dios sólo se tiene tras la muerte en la cruz y la resurrección: la revelación que se dio en Jesús es incompleta y se interpreta equivocadamente antes de la pasión y resurrección. Solamente a la luz de la cruz adquiere verdadero sentido el carácter mesiánico de Jesús y su identidad como Hijo de Dios; hasta ese momento, su comprensión era incompleta, lo que ocasionaba malos entendidos e incomprensiones.

    La insistencia en este aspecto se debe a que el evangelio de Marcos parece estar preocupado por el hecho de que sus cristianos pudieran entender mal a Jesús y no estar dispuestos a seguirlo en el camino de la cruz.