EL SANTO SEPULCRO DE JESÚS

Según el testimonio de los cuatro evangelios, Jesús fue puesto, una vez muerto en la cruz, en un sepulcro nuevo propiedad de José de Arimatea, todavía no usado por nadie, excavado en la roca y  situado en un huerto cercano al lugar donde se llevó a cabo la crucifixión.

 ¿Qué ha sido de ese sepulcro, el cual, según los cuatro evangelistas fue también testigo mudo de la resurrección de Jesús?

Pinchando el botón tendrás respuesta a estas preguntas.